Blogia
JMAYORGA

"Una buena escuela sólo se logra con una buena política educativa"

"Una buena escuela sólo se logra con una buena política educativa" Marta Mata es esencialmente maestra

y una referencia indispensable para toda la profesión docente que busca en ella, no sólo el símbolo, sino la práctica de la pedagogía activa. Su sueño ha sido y es el de lograr un sistema educativo equitativo que haga libres a las personas. Esta entrevista fue realizada unos días antes de que fuera nombrada presidenta del Consejo Escolar del Estado.


EDUCAR. La escuela debiera ser una institución social estable. ¿Por dónde debieran ir los cambios a partir de las decisiones que se están tomando sobre la LOCE?
MARTA MATA. No debemos confundir escuela estable con escuela estática. La estabilidad de la escuela consiste en estar en evolución constante con la sociedad, atendiendo a las necesidades educativas que van surgiendo en cada momento. No quisiera hablar de la LOCE, que ha sido como una pesadilla, sino de la escuela que ha ido evolucionando con la democracia, con los hitos de la LODE y de la LOGSE.

EDUCAR. Usted ha afirmado que "la pàtria és la infància". ¿Qué quiso decir?
MARTA MATA. El niño vive en la escuela, con sus iguales, actuando y hablando, con los maestros que escuchan y responden, proponiendo nuevas actividades, con la colaboración de los padres, y en consonancia con las características y las costumbres del medio natural y social.

EDUCAR. Rafael Campalans en cierta ocasión afirmó que “politica vol dir pedagogía”, pero usted muchas veces ha dado la vuelta a esta aseveración y ha dicho que “pedagogía és política”.
MARTA MATA. Seguramente en los años 30, Rafael Campalans deseaba que la política se explicara bien. En los años 70, los maestros y profesores tuvimos que reconocer que una buena educación, una buena escuela, sólo se conseguiría con una buena política educativa en democracia. Ahora sabemos que una buena educación, una buena escuela, debe tener su vertiente de formación política, de la responsabilidad política de cada cual, de la pluralidad de respuestas en política.

EDUCAR.¿Cómo debe ser la escuela de los valores?
MARTA MATA.La clave es vivir en una escuela con ventanas y puertas abiertas para salir y entrar el profesorado, el alumnado y la sociedad. Una escuela cerrada en sí misma nunca podrá vivir y practicar y, por tanto, educar, los valores de civismo, solidaridad y compromiso.

EDUCAR. Vivimos en un mundo globalizado que nos puede llevar a una desigualdad, a la dificultad para la convivencia y a una indiferencia entre culturas. ¿Qué podemos hacer?
MARTA MATA. Ensanchando y aprovechando la globalización de la información para conocer lo común y lo diferente, "las diferencias sin indiferencia", como dice una niña. La escuela es un laboratorio de pedagogía, decía en 1912 el primer punto de la declaración de la Escuela Nueva. Ahora pensamos que es un laboratorio de humanidad, de relación entre personas que se están formando. Los grandes interrogantes de nuestro mundo están presentes en cada grupo-clase, en forma de personas que se están educando, que pueden dar soluciones reales, no personas anónimas, como gustan en llamar algunos medios de comunicación, sino personas con su nombre y su apellido.

EDUCAR. Usted ha defendido siempre la escuela participativa.
MARTA MATA. Para mí, la escuela participativa es la escuela viva, donde viven y se sienten vivir, conviven, niñas y niños, padres y maestros. ¿Cómo? ¿Dónde? Hablando en pequeñas reuniones, preparando trabajos, salidas y fiestas; en el patio, la sala de actos, la biblioteca. Si el Consejo Escolar sabe alimentarse con todo ello, dejará de ser un mecanismo administrativo.

EDUCAR. ¿Qué considera que falta en la organización de la escuela actual, tanto en la Administración educativa como en los propios centros?
MARTA MATA. A los centros les falta autonomía y recursos que permitan hacer realidad lo que cada uno desearía. En la Administración sobra aún burocracia y miedo a lo nuevo. Falta confianza. Cuando existe confianza mutua entre centros y administración, se producen milagros.

EDUCAR. ¿Qué podemos hacer, desde su experiencia, con el alumnado que ahora se denomina “objetor escolar” y no supera la escolarización obligatoria con éxito?
MARTA MATA. Creo que las soluciones deben salir de la colaboración de la escuela con el medio. Si alguien es considerado como objetor escolarserá porque le interesa más algo que está fuera de la escuela que lo que está dentro. Con la ayuda de instituciones externas, principalmente con la del Ayuntamiento, se deben realizar unidades educativas de cada tema de interés.

EDUCAR. Las tecnologías pueden ser una herramienta pedagógica y un factor de motivación para el alumnado ¿Qué piensa de este asunto?
MARTA MATA. Que la escuela existe desde hace miles de años gracias a las antiguas nuevas tecnologías: la primera, el código de la escritura. Que en el siglo XX se introdujeron más tecnologías audiovisuales e informáticas que en los milenios anteriores. Que hay que aprovechar la natural curiosidad e ingenio de los jóvenes para que las usen mejor que nosotros. Que los maestros tenemos la responsabilidad de ponerles en situaciónde relacionar todos los códigos: pensar, imaginar, hacer, hablar, escribir, dibujar, ver, escuchar música, realizar y ver audiovisuales, trabajar con las web y navegar por Internet. Que la relación no sólo suma, sino que multiplica. Que, al contrario, la especialización llevada al extremo, resta o produce monstruos.

EDUCAR. Se habla de preparar al alumnado para el futuro, pero, ¿qué debemos hacer para preparar ese futuro con el que se van a encontrar los alumnos?
MARTA MATA. Creo que los alumnos y alumnas no deberían dejar el sistema educativo sin haber intervenido en programas sobre problemas de la sociedad, todos ellos con pasado, presente y futuro. Los jóvenes de 14 y 15 años reaccionan positiva y creativamente ante los problemas de verdad, ante la historia de un barrio o de un oficio o de una fiesta, si nos explica el presente y nos induce a imaginar el futuro. Los poderes públicos deberían preparar el futuro con los jóvenes.

EDUCAR. ¿Cuál es la principal característica que pediría para la escuela actual?
MARTA MATA. Que pudiera construirse en el seno de una sociedad educadora, de la ciudad educadora, que reconoce en la infancia su mayor tesoro y le dedica unas casas para convivir y parques y centros para jugar y bibliotecas y museos y fiestas.

EDUCAR. En España y en Castilla-La Mancha vamos a celebrar el IV Centenario de El Quijote. ¿Cómo haría usted para acercar este hermoso libro a los escolares?
MARTA MATA. Tengo una debilidad especial por el talante de quien escribió esta obra maestra, del Cervantes que hizo viajar a este arco de humanidad que va del Quijote a Sancho Panza, por el arco de realidad humana que va desde la Mancha a Barcelona, pasando por la Barataria. Mi padre, que era tan catalán como yo, tenía el Quijote en su mesilla de noche. Creo que es el lenguaje de la comprensión humana el que hace perdurar esta obra.
Me parece que hacer ejercicios de comprensión de la variada tipología de sus personajes es la manera más cervantina de acercar el Quijote a niños y niñas. Les propondría que explicaran qué hacían el arriero o la ventera, o Sancho, o el cura y por qué, qué harían ahora tales personajes y qué harían ellos, niños y niñas, si hubieran sido contemporáneos de Don Quijote.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres