Blogia
JMAYORGA

“Salud entre Culturas”.

El fenómeno humano de las migraciones en nuestra propia
Historia Universal, y más en concreto la española. sentimos la emigración como un fenómeno social constitutivo de la misma Humanidad, siempre en movimiento y rehaciéndose, situado en la misma entraña de la formación de la Sociedad humana,
desde la salida del tronco común de África y su expansión por todos los rincones de la Tierra.

Invitándonos a leer la constitución de España como un
mosaico de culturas y de pueblos entrelazados, pasando por la
expansión y colonización de la América Mestiza , y llegando a la
situación privilegiada de ser tierra de inmigrantes los que hace
pocos años éramos trabajadores emigrantes en tantos países.

“Imagínate un mundo sin fronteras, de donde da igual de dónde
venga cada uno, todos en armonía. Creerás que soy un loco, pero
no soy el único loco.”

La imaginación.

El único del cual, a diferencia del gusto, el tacto, etc, aún no sabemos cómo se “controla” desde el punto de vista fisiológico.
No conocemos sus terminaciones nerviosas, ni su bioquímica; quizá por ello es el único que “crea un mundo en el que todo es posible” .
El trabajo que vamos a desarrollar a través de nuestros días es novedoso en cuanto reflexión, pero ya llevamos años enfrentándonos a ellos desde nuestra práctica diaria, médicos, enfermeros, profesores, educadores sociales, trabajadores sociales.

¿quién no ha atendido a un inmigrante?

Esta actividad esta planificada para despertar emociones, para hacernos preguntas, para conocernos, para querernos, para desarrollar sentimientos, para sentir la belleza, para palpar el sufrimiento, para viajar en el tiempo con el sentido de la vista y del oído, con el bólido de nuestra imaginación.

Para comprender y responder a la compleja realidad de la
Inmigración a la que nos enfrentamos hoy docentes y sanitarios y
trabajadores sociales no son suficientes reflexiones, mesas de
trabajo, desarrollo de protocolos, etc.

Necesitamos una sensibilidad que surja del sentimiento y la
afirmación de “Ellos ya son Nosotros”. Mientras no nos demos
cuenta de esta realidad, nuestros esfuerzos de respuestas
adolecerán de la eficacia necesaria para que esta explosión de
vida en nuestro país no nos estalle en la cara, y podamos
incorporarnos juntos en el río de la Vida que nos lleva a otros
mundos posibles.

Para esto sí que necesitamos Imaginación-

Imagínate un mundo sin fronteras, de donde de igual de donde
venga cada uno, todos en armonía…
Imagínatelos también en tu trabajo.

Los dos aspectos fundamentales se centran de un
lado en los relativos a los propiamente sanitarios y de otro a la
comprensión tanto del fenómeno de la inmigración como al
análisis de nuestras propias actitudes como de la idoneidad de las
respuestas que como sociedad receptora estamos dando al
fenómeno.

ASPECTOS PURAMENTE SANITARIOS.

Hay que señalar de entrada la falsedad de la percepción
extendida de que los emigrantes abusan del sistema sanitario y
son sobredemandadores de atención. En realidad cada
inmigrante aporta al sistema de seguridad social unas 2,5 veces
de lo que recibe del mismo. Es cierto que su desconocimiento del
uso adecuado del sistema puede dar lugar a distorsiones en el
mismo que solo educación, la paciencia, la tolerancia y el tiempo
solucionarán.

Mediante la presentación de una serie de casos clínicos se nos
mostraron las peculiaridades que podemos encontrar en estas
personas, tanto por sus patologías “importadas” de sus países de
origen, como por sus propias concepciones de salud y
enfermedad, no siempre coincidentes con las nuestras, ni mucho
menos. Desde la ignorancia del idioma, pasando por el significado
distinto de la misma palabra en contextos culturales distintos (la
traducción literal no siempre es fiable), hasta el uso inadecuado
de los recursos sanitarios por desconocimiento tanto de los
sistemas de acceso, como del “catálogo de prestaciones”, pasando
por la propia inercia de los hábitos aceptables en sus sociedades
de origen que resultan inaplicables en nuestra sociedad de
cronómetro y puntualidad. El tiempo corre de distinta manera
entre los trópicos y en “occidente”. Es un fenómeno, que sesudos
sabios investigan concienzudamente.

Estos pacientes pueden siempre presentar los mismos síntomas y
enfermedades que los españoles, y de hecho es así en la mayoría
de las ocasiones. Pero la interpretación de los mismos no es igual
que la nuestra (valga como ejemplo el nulo uso que hacen en
general de algo que para nosotros es tan elemental y básico como
el termómetro). Y la valoración del síntoma como indicador de
alarma no es la misma.

EL FENÓMENO DE LA INMIGRACIÓN.

Comienza esta reflexión contando con la maravillosa trayectoria vital en ONG y en asociacionismo y ricas experiencias personales con inmigrantes.
me he propuesto. Reflexionar con hondura y de verdad sobre
el fenómeno, y no solo desde teorías y abstracciones sino con la
calidez y la cercanía de lo verdadero.

Es preciso comprender que el fenómeno de la inmigración, nuevo
para nosotros, es algo de lo que no podemos evadirnos de ninguna
manera. Está ahí con la tozudez y contundencia de los hechos.
Nos implica querámoslo o no y de nuestra (y la de ellos) actitud y
sabiduría para afrontarlo resultará algo nuevo, rico y vivo; una
nueva sociedad distinta, ni nuestra ni de ellos, de todos. O bien
un conjunto de sociedades que apenas soportan una convivencia
forzada y segregada.

Sería traicionar nuestra historia vital colectiva el ignorar que
durante mucho tiempo hemos sido un país de emigración, que
contaba con pocas fuentes de divisas, descontando la emigración,
hasta la explosión del boom turístico y la liberalización del
comercio exterior tras largos años de autarquía. Y reza lo mismo
para la intensa emigración interior hacia las zonas de economía
más dinámica. Cuando hablamos de emigración deberíamos saber
de lo que hablamos. Lo llevamos en la carne.

Contamos además con la experiencia de otros países con larga
tradición en la acogida de inmigrantes.

La alternativa multiculturalidad El mestizaje de culturas y
razas, apostar por una nueva sociedad que se está gestando
imparable.

La cultura es un rico complejo de muchos factores: actitudes,
costumbres, valores, cosmovisión, formas de relación,
organización y tradición familiar social y política, conocimientos y
habilidades trasmitidas, autoconcepto, autoestima, etc.
Todos percibimos al otro como extraño en cierta medida, tanto
más cuanto mas ajena a nuestro propio marco de referencia sea
su cultura. Viene a ser un axioma en antropología, basado en la
propia biología genética de la especie, que el grupo con el que nos
sentimos realmente confortable es muy limitado, no va mas allá
del centenar de personas. Al resto lo percibimos como
potencialmente hostil. Ignorarlo solo puede conducir a errores
garrafales. Debemos contar conque la percepción instintiva que
tenemos al ajeno es como alguien potencialmente peligroso.
Para acercarnos al otro debemos ser conscientes de esta
distancia cultural; que no se debe establecer en términos de
superioridad. No hay una jerarquía de culturas.
Hay diversidad de culturas.

Los mediadores interculturales (traductores y puentes entre culturas) y su necesario papel a la hora de llevar el proceso con éxito

CONCLUSIONES
1. Las migraciones son un fenómeno imparable en nuestra
sociedad actual, con repercusiones en toda la
organización social, y la Sociedad en su conjunto debe
prepararse para ello.
2. Que caminamos hacia y una Sociedad multicultural
donde todos estamos cambiando y debemos adaptarnos a
esta nueva situación; prepararnos para evitar el choque
cultural que nos llevaría a situaciones de intolerancia que
malogren nuestra convivencia.
3. Para mejorar nuestra convivencia con los inmigrantes,
tanto los profesionales sanitarios como educativos deben
evitar la palabra extranjero para no suscitar actitudes
marginadoras, y por el contrario, facilitar el “encuentro”
4. Es necesario conocer mejor las costumbres y actitudes
ante la vida, la enfermedad y la muerte de los diferentes
inmigrantes que llegan a nosotros para atenderle mejor
en los momentos significativos de la vida.
5. Será necesario trabajar nuevos métodos y contenidos
en Educación Sanitaria para ser más efectivos en las
medidas preventivas con la población inmigrante.
6. Debemos aprender a desarrollar estrategias adaptativas
a esta nueva situación, y colaborar a desarrollar
programas de adaptación a nuevas responsabilidades que
deben adquirir los inmigrantes en el uso de los servicios
sanitarios y educativos
7. Desarrollar habilidades de comunicación para un mejor
acogimiento
8. El personal sanitario y educativo necesita para adaptarse
a esta nueva situación un apoyo institucional,
principalmente formativo
9. Ayudar a entender a las personas inmigrantes el uso
responsable que deben hacer de los servicios y recursos
sanitarios y educativos
10. Aprender de los errores y no cerrar los ojos a la
realidad
11. Enseñar a los inmigrantes, y concienciarnos, que nuestro
Sistema Sanitario es abierto y solidario, pero que sólo
el uso responsable de él hará eficaz el sistema y posible
la equidad social, y que genera derechos y deberes.
Y por último añadir que una de las constataciones sentidas y
aceptadas entre nosotros sobre el mundo de la inmigración, en
estos momentos de nuestra Sociedad, es reconocer que ya vamos
siendo todos “algo distintos”. Muchos de los que son
“inmigrantes” no sólo no deben ser llamados “extranjeros” por el
aspecto peyorativo que puede tener la expresión, sino porque en
realidad ya son “españoles de pleno derecho”. Los españoles y
españolas que han elevado a 43 millones la población de España.
Son españoles y españolas “procedentes” de muchos países pero
miembros de nuestra Sociedad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres